martes, 25 de noviembre de 2014

La incomprensión del medio cuando más necesitas apoyo


Los días, semanas y meses posteriores al descarte (hayas tomado tú la decisión para preservarte o haya sido tu pareja en su forma más cruel) te sentirás vacío y desolado. Es el momento en el que más necesitas afecto, calidez y comprensión. Lamentablemente, no siempre lo conseguirás. Muy pocas personas de tu entorno comprenderán la magnitud del abuso emocional, la tortura psicológica y, para colmo de males, el psicópata ya debe de estar jugando el papel de víctima delante de tus amigos, familiares y colegas agravando la situación. De más está decirte que esto lo hace a propósito con la intención de destruirte en forma completa. ¿Qué es lo que puedes hacer tú para encontrar consuelo cuando el entorno parece estar mirando hacia otro lado?

Con respecto al tema de familia y amigos te recomendamos que solo pases tiempo con aquellos que no mantienen lazos fuertes con el sociópata ya que probablemente crean lo que él/ella les dice y solo vendrán a ti en busca de información o para lastimarte.  Pero aun cuando mantengas contacto cero con los amigos comunes, los incondicionales no entenderán (al menos al principio) la magnitud del desorden mental de estos seres y la devastación que provocaron en tu psiquis y alma. Les darás a leer textos científicos y no querrán hacerlo diciendo que estás concentrada en lecturas negativas. Te recomendarán que salgas a bailar o que leas algo más frívolo y que simplemente “te olvides”. Cuando les digas que te duele que la mayoría de las personas le crean a él y que si nadie hace nada para frenarlo seguirá causando estrago emocional a los demás, te contestarán (revoleando los ojos en clara señal de que los impacientas) que no deberías preocuparte por las habladurías y que pretender advertir al mundo sobre su mal comportamiento es necio. Y ahí está el punto de la cuestión…no entienden la psicopatía o el narcisismo, siguen pensando que todos tenemos conciencia y que tu expareja en algún momento reflexionará y dejará de hacer “cosas malas”. No comprende sus manipulaciones, sus amenazas, su erosión identitaria. Lamentablemente, solo en los casos donde hubo golpes físicos tendrás apoyo absoluto de los más cercanos (en muchas ocasiones los que no te conocen demasiado, influidos por tu ex, serán capaces de justificar las golpizas con cosas como “ella lo volvía loco con sus celos y se extralimitó”).

Cuando te sientas muy solo e incomprendido puedes recurrir a grupos de sobrevivientes. Aquí nos metemos en otra cuestión complicada. En varios países como Estados Unidos, los nórdicos, o incluso España es posible encontrar grupos terapéuticos y psicólogos entrenados en el tema, no son mayoría, pero los hay, y muy buenos. En el Cono Sur, en cambio, la mayoría de los terapeutas y grupos de ayuda desconocen la naturaleza de la psicopatía y el narcisismo. Siguen sosteniendo teorías perimidas en las cuales se culpa a la víctima por no haber puesto límites a tiempo. En algunos casos se las acusa de “necesitar” el abuso para demostrar “algo”. Es la antiquísima y acientífica teoría de la codependencia. Básicamente creen que si entran a tu casa a robar es porque no habías puesto un letrero diciendo “no pase, propiedad privada”. No comprenden, ni se molestarán en hacerlo actualizándose, que los sociópatas son expertos en burlar todo “sistema de seguridad, protección y alarmas”. Ten cuidado a quien entregas tu ya vapuleado cerebro. Interroga sobre herramientas y enfoques terapéuticos, prueba. Pero si te sientes juzgado y  no mejoras no te quedes allí. Busca en otro lado. No todos los psicólogos o psiquiatras se especializaron en el tema.

Por último uno de los ambientes más hostiles es el laboral. Aquí es donde la pasarás peor. El psicópata suele ser un jefe o gerente de altísima productividad, carismático, rodeado de apáticos útiles que le harán el trabajo sucio: destruir tu credibilidad y reputación. Si sospechas que hay una campaña contra ti, trata de dejar cosas por escrito aunque no siempre será posible (el psicópata es sádico, te volverá loco por lo bajo), explica tu situación a tus colegas con claridad una o dos veces pero no insistas en que te crean ya que si te pones recurrente él/ella dirá que tu “obsesión” contra su persona es en realidad “acoso” y tú eres “una persona enferma”. Dará vuelta la situación en segundos.  Desafortunadamente, en la mayoría de los casos lograrán sacarte del sector o de la empresa. Las altas gerencias suelen respaldarlos por dos motivos: los sociópatas son los que traen ganancias a la compañía y, aunque dirán que no tienen evidencias concretas en su contra, la realidad es que las tienen pero tampoco los quieren en su contra (muchos gerentes esconden trapos sucios y  tú sabes…una mano lava a la otra).  Querríamos poder decirte que conocemos muchas historias en las que la víctima logra desenmascarar al psicópata y limpiar su nombre en el ámbito laboral pero no es así. El sistema legal actual favorece a los victimarios. La víctima es quien tiene que preocuparse en buscar evidencias, testigos, pruebas porque automáticamente se le cree al psicópata con su encanto superficial y su falta de escrúpulos. Si puedes, cambia de trabajo. Si no puedes en forma inmediata trata de pasar desapercibido (ver entrada “método de piedra gris” en este blog). Y aun cuando logres ingresar a otra empresa es probable que sigan difamándote, diciendo que eras un loco/a solitario, un Quijote que acosabas al pobrecillo/a del popular psicópata. Duele mucho, es injusto y llegas a preguntarte (si eres creyente, si no lo eres tienes un tema menos por el que preocuparte) por qué Dios permite que los que mienten, amenazan, traicionan, calumnian, usan y abusan del falso testimonio para arruinar a un inocente triunfen profesionalmente y en la vida social. En nuestro caso particular, sabemos positivamente que el ciclo volverá a comenzar y que algún día, no muy lejano, dos o tres personas de tu vieja empresa pasarán por lo mismo, te recordarán y pensarán “¿Por qué no le creí?”. Será tarde pero sucederá.

La incomprensión y las calumnias son la peor parte de este proceso de sanación. A tus mejores amigos y familiares que no entiendan trata de hacerlos comprender de a poco y si aun así te lastiman con sus comentarios, aléjate momentáneamente de ellos. La prioridad es tu recuperación. Con respecto a las terapias y grupos, infórmate y confía en tu instinto, ese que nos habló durante toda la relación con el psicópata o narcisista y no supimos escuchar.  La mayoría de los sobrevivientes en promedio cambiaron de terapeuta dos veces antes de encontrar el adecuado. Finalmente, en el trabajo, si tienes la suerte de que las pruebas hayan caído en tus manos, pues ve por él o ella. Le harás un favor a la sociedad. Pero si no tienes más que indicios (porque su accionar perverso no deja huellas) trata de salirte de la situación para que la empresa no haga contigo y con alguna otra de las víctimas en la mira del psicópata una caza de brujas. Las estadísticas muestran que las empresas cortan siempre el hilo por donde está más delgado, es decir, tú.

Ten fuerza, paciencia contigo y con los que todavía no pueden ver. Cuando tengas algo más de ánimo , trata de dedicar tiempo al activismo sobre estos temas. Es la forma de prevenir a futuro. Aléjate para siempre de quienes te critican y difaman. Ríete, ríete de ellos. Ríete de quienes necesitando un poco de atención o sexo por parte de tu ex pareja inventan cosas sobre tí. Ríete de quienes por un sueldito son capaces de no abrir la boca por un colega. Ríete finalmente del psicópata o narcisista, ya que tú te has convertido en el objeto de su odio porque eres el testimonio perfecto de lo que nunca tendrán: una vida auténtica, sentimientos, compasión y empatía. Síguete riendo en sus caras. Tú has vencido. Ellos han estado perdiendo desde siempre.

 

 

5 comentarios:

  1. Es cierto que los familiares en general no pueden ayudarnos porque no tienen idea de esta manipulación tan perversa que ha ocurrido. Si para la víctima es difícil entender tanta incoherencia y abuso solapado , para los familiares es , prácticamente invisible. Ellos sólo han visto a un “ser adorable”, “encantador• y muy “educado”.
    Por otro lado, mi hija está en 4º año de psicología y no ha visto ninguna materia acerca de psicópatas integrados y tampoco le interesa demasiado.(No es increíble que futuros profesionales de la salud no sepan nada acerca de este tema ¿? ) He tratado de explicarle lo que siento, lo que me pasó, pero ella dice: “Esto es simplemente una relación que se terminó” . Cuando le pregunto “ Cómo piensas ayudar a las mujeres abusadas sicológicamente? Ella responde: “ A esas mujeres hay que darles herramientas para que descubran porqué necesitan estar en una relación así, pero no hay que tratarlas como víctimas” Es increíble ¡! Como si una mujer “necesitara” tanto desprecio y maltrato!! Es más, cuando mi ex psicópata me descartó a mí y quiso acostarse con mi otra hija, además de todas las aberraciones a las que me sometió, ella ni siquiera lo cree, dice que él no es capaz de semejante cosa , que es muy serio ( ya comenté aquí en otro post que el milita en derechos humanos y demás). Ella se quedó con su fachada de hombre comprometido en causas sociales y sus discursos de bla bla bla, y además, para ella, el duelo del que yo hablo no es otra cosa que una asociación a traumas infantiles. Es decir que hay una visión psicoanalítica de todas las cosas, lo cual, para quienes hemos sido víctimas de psicópatas, es, a mi parecer, absolutamente inservible.
    Es por esta razón que he decidido no hablar de este tema con ella porque es cierto que uno se tiene que resguardar de los que no entienden porque eso también lastima, y mucho.
    De todas maneras, pienso que quien no ha vivido este infierno en carne propia, no puede entenderlo .
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola. En muchos países de América Latina todavía hay teorías en la totalmente caducas, científicamente falsas. El profesor Marietán es el único que da psicópatía en la UBA. El resto prefiere seguir pensando que hubo una necesidad en la mujer que la llevó a ese tipo de hombre. ¿Te das cuenta que es un argumento abusivo? ¿Y el que abusa qué? Las estudiantes, de no tratar de ver más allá del status quo en la academia, corren el mismo riesgo que cualquier otra mujer que no haya estudiado psicología de caer "hipnotizada" por un psicópata porque ellos saben como hacerlo. Hay muchos que dicen estar a favor de la igualdad de género y las convencen de que son maravillosos...hasta que toda tu vida se convierte en un infierno. Tu ya lo sabes. Nosotras también. Es lamentable que las universidades solo sostengan teorías que no tienen sustento científico porque alguna vez fueron innovadoras. Y es lamentable que muchas psicólogas no tengan una perspectiva de género. En "la casa del encuentro" en Argentina se plantean precisamente el problema de los pocos terapeutas con una verdadera empatía de género Tal vez tu hija quiera dar un vistazo a la página del psiquiatra Marietán http://www.marietan.com/ o a la de http://www.lacasadelencuentro.org/
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo le hablé del Dr. Marietán. de María Irigoyen. Sería importante que se interese por el tema porque antes que nada, es mujer, pero en fin, creo que va a llevar años el cambio en la formación de los psicólogos.
      Gracias pr los comentarios

      Eliminar
    2. Yo tengo una gran pregunta fundamental en todo esto de los psicópatas. ¿Como sabemos que simplemente no estamos despechados por la ruptura amorosa y nos las pasamos buscando una excusa para hablar mal de nuestra ex? Es cierto que en mi caso hay elementos como para escribir el nuevo libro de Robert Here sobre mi exnovia pero aun creo que DEBEMOS MANTENER EN LO POSIBLE LA MENTE ABIERTA y no sea que estemos hablando y hablando sobre nuestras propias fantasías y rabias. Saludos corazones rotos jajaja rió para no llorar.

      Eliminar
  3. Vivimos con una psicopata( mi hermana) y ya no sabemos q hacer..

    ResponderEliminar