martes, 17 de febrero de 2015

Asesinato de reputación y de personalidad.

El término “asesinato de reputación o de personalidad” (character assassination en inglés) existe en la literatura psiquiátrica y refiere a un proceso deliberado y sostenido dirigido a destruir la credibilidad y reputación de una persona, institución o grupo social. Los promotores del asesinato de reputaciones emplean una combinación de métodos abiertos y encubiertos como son la formulación de acusaciones falsas (verbales o judiciales), fomento de rumores y la manipulación de informaciones. Es muy común que suceda dentro de relaciones con narcisistas y psicópatas, en el ámbito laboral y en el mundo político. En la política global no nos queda duda que hay muchos sociópatas y psicópatas trabajando activamente en altos puestos, eso explicaría muchas cosas de la situación mundial, pero en este blog nos dedicamos a los efectos de estas patologías en las relaciones familiares, románticas, amistosas y laborales. No obstante, hoy vamos a poner un ejemplo proveniente de la política para aproximarnos al concepto.

Harvey LeRoy Atwater fue un estratega republicano, genio del montaje que, en las elecciones presidenciales de 1988, cuando el candidato republicano era George H.W Bush, acudió a toda clase de calumnias para destruir y asesinar la personalidad de Michael Dukakis, el candidato demócrata. Atwater regó el rumor de que Dukakis había sido tratado por problemas mentales (un rumor perverso ya que sufrir de depresión o bipolaridad es similar a sufrir cualquier tipo de enfermedad como diabetes o artritis y nadie debe ser discriminado por ello). No se pudieron probar los dichos injuriosos pero tuvieron un efecto devastador en la candidatura demócrata.  Atwater, el idéologo, murió a los 40 años, por paradojas de la vida (o ironía cósmica,) víctima de cáncer en el cerebro.

El asesinato de la reputación también ocurre dentro de las relaciones con psicópatas y narcisistas en nuestra vida diaria, sobre todo cuando la víctima descubre lo que hay detrás de su fachada (mientras la víctima no vea el abuso y sufra en silencio la mantendrá en el ciclo de luna de miel/abuso para que no escape sin llegar a tratar de destruirla totalmente). En primer lugar, y como ya lo hemos mencionado con anterioridad, el sociópata tratará de manipular a su pareja o colega para que dude de su percepción y no lo delate. Asimismo tratará de aislarla del resto sembrando discordia entre la víctima y su círculo íntimo. En paralelo fortalecerá los vínculos con personas estratégicas (a través de halagos y seducción) que en el caso que la víctima recurra a ellas no le creerán las denuncias sobre “una persona tan seductora”.

En caso de que la víctima ya no se deje manipular o chantajear emocionalmente, el narcisista o psicópata procederá con una campaña de calumnias inverosímiles y terroríficas (cosas injuriosas que nadie se toma la molestia de corroborar). Para cuando la víctima logre hablar del tema con amigos, colegas o especialistas su ex pareja/colega ya habrá reclutado una lista de apáticos que, llevados por sus narices, se convertirán en abusadores secundarios. Según estadísticas registradas en los Estados Unidos más de la mitad de los padres narcisistas obtienen la tenencia de sus hijos (en primera instancia) luego de falsas denuncias (acoso/ violencia verbal/descuido) contra el padre/madre que realmente se ocupa ellos. El fin último de estos entes es dejar a la víctima al borde de la locura, y por qué no, en algunos casos empujarla hasta la misma idea del suicidio (la perversidad de la venganza de un narcisista o psicópata cuando es desafiado por alguien que logró verlo tal cual es y osa exponerlo no tiene límites).

El sobrevivente de este tipo de abuso suele quedar sin recursos para escapar de la situación: el abusador utilizó su dinero, lo engañó con múltiples parejas (una víctima relató que su pareja la había engañado mientras estaba en el funeral de su padre pero al descubrirlo nadie podía creer semejante cosa, pensaron que estaba alucinando por la muerte de su padre), erosionó su identidad, destruyó su reputación y credibilidad, y puso a su familia, amigos y colegas en su contra gracias a una red maliciosa de engaños. El sociópata le quiere hacer creer a su presa que no tiene salida. Los autores del libro “Snakes in suits: When Psychopaths Go to Work” (Serpientes de traje: psicópatas en el trabajo) describe un modelo de cinco etapas en un ambiente de trabajo típico y exhibe como el sociópata asciende y se mantiene en el poder. En la etapa cuatro (confrontación), el psicópata o narcisista utiliza sistemáticamente el asesinato de reputación como herramienta para mantener su posición.

En un pasado cercano (cincuenta años atrás) las víctimas, creyendo que habían enloquecido debido al proceso de deshumanización y disociación al que habían sido sometidas, solían llevarse el secreto a la tumba para no pasar más humillaciones en el ámbito social. Sus abusadores, en cambio, no sufrían ninguna consecuencia por su accionar y proseguía con otras nuevas atracciones. Hoy afortunadamente se empieza a estudiar y a hablar sobre el tema por lo cual nadie debe pensar que no tiene salida. En realidad, siempre la hubo pero el abusador lograba que sus ex parejas o colegas pensaran que no tenían escapatoria de su influencia maligna.

De todas formas, el tema lo manejan algunos especialistas y organizaciones, no así el grueso de la población, por lo que los sobrevivientes suelen no encontrar validación a sus relatos entre familiares y amigos que desconocen la naturaleza de este juego perverso y que muchas veces, por ignorancia, terminan siendo funcionales al sociópata. Es entonces cuando algunas personas desesperadas recurren al alcohol, medicamentos u otras sustancias para tratar de escapar de la tensión, el sufrimiento emocional y la ansiedad.

El proceso de aniquilación de la reputación o personalidad social es encubierto y puede tomar desde escasos meses hasta veinte o treinta años dependiendo de las necesidades del sociópata o narcisista: si necesita una imagen de familia pantalla para tapar su accionar tratará de mantener a su pareja por mucho tiempo en estado de confusión sin tratar de socavar su identidad y reputación por completo; si, en cambio, necesita destruir a un competidor en el trabajo o a una pareja que lo puede llegar a exponer lo hará en cuestión de días y sin pestañar. No se detendrá hasta que le haya hecho todo el daño posible, a veces con ataques que aparecen años después de haber terminado la relación.

Cuando este proceso tiene lugar, es necesario no dejarse arrastrar por la desesperación, bajar el nivel de exposición, acompañarse de las pocas personas que comprendan y recurrir a especialistas en el tema. Nosotros sabemos que cuando te duele el corazón y tu cerebro no quiere responder, parece imposible tener ánimo para visitar un abogado o trabajador social pero necesitas prevenirte, sobre todo si tienes hijos en común o te pueden poner en riesgo tu medio de vida. Desde aquí estamos elaborando una lista de lugares a los que recurrir gratuitamente tanto para abuso doméstico como laboral. Tenemos bastante material de España, Argentina, Uruguay, México y Estados Unidos. No así de otros países de habla hispana. Si quieres colaborar, dejándonos direcciones de organismos que puedan asesorar gratuitamente, puedes hacerlo en el espacio para comentarios al pie al pie de página. Haremos la compilación del material lo antes posible. Aquí te dejamos un poster en inglés sobre el tema.


11 comentarios:

  1. Gran post. Muy interesante mostrar el caso práctico en política. Desde mi experiencia y como ya he comentado en otras ocasiones :en casos "light" apuesto por la validación,ante las campañas de calumnias si afectan al día a día yo apuesto por descubrirlo públicamente.No hay nada más efectivo a mi parecer que sacar a relucir la verdad pero estando muy seguro/a (tienden a tachar de locos y enfermos al resto, mejor mostrarse firme e ir directo/a al grano). No es fácil, yo si hubiera sido hace 3 meses me hubiese echado a llorar delante de todos seguro y no. Actualmente estoy cotejando tras una 1a. exposición pública pero de poca repercusión en redes solciales por ser la única alternativa que me dejó, hacerlo en la oficina y cara a cara que es donde él teje su "campaña de desprestigio" con mayor soltura.En mi caso, las calumnias las ejerce de forma indirecta a través de redes sociales y dejando caer comentarios para enemistarme con 3as. personas muy concretas, lo que en el post llaman" lista de apáticos" que no corroboran nada de lo que dice y se conoce que son tóxicos en la oficina. Se han juntado el hambre con las ganas de comer...Decisivo para la salud mental analizar si esas 3as. personas tienen peso y pueden afectar en negativo al ritmo natural de uno/a t a nivel personal y/o profesional o de lo contrario no pueden ni arremeter ni perjudicar en nada :en mi caso es lo segundo, con lo cual mi validación tendrá lugar cuando realmente sea necesario y puedo mirar hacia otro lado si me provocan para dejarme en evidencia porque me resbalan esas personas.
    Para cuando decida poner las cosas en su sitio mi seguridad habrá aumentado con creces y eso a mi modo de ver es esencial. El narcisista, al menos el mío saca pecho con la vulnerabilidad y debilidad ajena y no le voy a dar el gusto.
    Muchos ánimos especialmente a aquellos/as que tienen que lidiar cada día viéndo a estos individuos en el trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Si realmente has evaluado que el daño es menor a la mejora en tu seguridad entonces es innegable que te servirá para dejar esta situaciòn atrás. Considera cada paso dos veces. Mucha suerte!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, ya lo he comentado en respuesta a otros post similares pero sí mi seguridad desde el "enfrentamiento" en público es con diferencia mayor y sólo eso me vale. En mi caso concreto mi validación delante de todos fué rápida y no fué hiriente pero causó mella. Desde ese día puedo asegurar que de él no tienen la misma opinión de persona buena, encantadora, el amigo de los animales, abuelitas y plantas, sino que sin dar yo a conocer ningún detalle de nuestra historia dije una palabras muy concretas y fuí muy contundente. Lo suficiente como para perder la "elegancia" eso sí pero también para que todo el mundo tenga clarísimo que claro que ha tenido una relación conmigo y no estoy "loca" o "enferma" como él quiere hacer creer. Las muestras de afecto de compañeros de su propio equipo fueron lo mejor. No soy de piedra: tras los 15 días siguientes lloré lo inllorable pero puedo decir que el viento sopló a mi favor tanto en lo personal como en lo laboral.Al final la verdadera historia la saben los dos protagonistas y gana el que la puede demostrar y yo puedo; él no...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que comentes ya que tu historia inspira a otras personas y a aquellas que escribimos este blog. Gracias

      Eliminar
  4. Hola, Mi experiencia ha sido muy distinta. Mi "enfrentamiento" fue al denunciar a mi marido por violencia de genero.Sabia que descubrirlo a la sociedad seria tremendo pero decidi hacerlo tras barajar los daños.De eso ha pasado casi 3 años y todo se ha vuelto en mi contra.Su desprestigio y descredito hacia mi ha sido lo que esperaba pero con lo que no contaba era con que convenceria a tanta gente que ciegamente han apostado por él arriesgando su criterio laboral. Incluso mi abogada parece que se ha prestado a su juego. Los ha convencido a todos sin aportar nada y yo con 3 testigos en mi favor he quedado fuera.

    ResponderEliminar
  5. Maria, no pienses que has hecho mal. Lamentablemente es así, logran convencer gente (y pagar testigos falsos). Un caso muy cercano a quienes escribimos el blog termino con un cambio de abogado y apelación en segunda instancia con fallo favorable a la víctima. Hay casos en que sabemos tuvieron que pagar investigadores privados para comprobar la vida de mentiras del psicópatas. Pero la mayoría de nosotros no podemos pagar eso. No pierdas las esperanzas. Y además, haz correr la voz de estas patologías para que ni jueces, ni abogados, ni psicólogos sean blancos fáciles del carisma vacío de estos seres. Nuestra sociedad adolece de una ignorancia fatal sobre estos temas. El día que todos sepamos las señales, no les va a ser sencillo seguir engañando. Hay que educar. Te pegamos a continuación una respuesta que dimos a otro comentario con ayuda puntual. Saludos y suerte. En España puedes consultar a la página de Iñaki Puñuel que te asesoran y derivan. Son geniales. En EEUU tienes varias national hotlines para abuso doméstico y puedes pedir que te asistan en español. http://www.thehotline.org/contact/ En Argentina tienes que tratar de contactarte con el Dr. Marietán o el Lic. Bernardo Stamateas que probablemente te deriven como así también puedes consultar en la línea 144 o en el área de violencia laboral del Ministerio de Trabajo si es que el psicópata te está perjudicando en el ambito laboral. En México no tienen algo específico en psicopatía pero seguro en violencia doméstica te puedan ayudar http://www.inmujeres.gob.mx/. Lo mismo sucede en Uruguay, consulta en la siguiente página. www.violenciadomestica.org.uy/

    ResponderEliminar
  6. Hola, mi caso fué como he comentado alguna vez con un narcisista "nivel medio" pero tengo claro que posiblemente si en vez de un subordinado más ésta persona hubiera sido un jefe o perteneciera a un depto. de RRHH apuesto a que me hubiera dejado fuera de juego. Mi caso no es comparable con el de la testimonio anterior, afortunadamente. Han pasado dos meses y me reafirmo en lo que dije en el comentario a éste post pero por supuesto que empieza a ser una anécdota y eso da rabia porque para quién ha sufrido el maltrato psicológico en mayor o menor grado es muy duro y de anécdota no tiene nada. Muestras de afecto de compañeros pero luego nada. No deja de ser un asunto personal y eso a nadie le importa, nadie intercede,quizás me crean a mí pero también le creen a él y eso cuesta digerirlo porque sólo 2 saben la verdad.
    Es increíble en el caso anterior el poder de manipulación para poner la gente a su favor..cuesta creer que si tú tienes pruebas y él no, le crean a él. Una cosa es la gente, amigos, familia y compañeros de trabajo y la otra cuando el tema se lleva a juicio.

    ResponderEliminar
  7. Hola: Me parece muy interesante lo que se plantea. Yo he sido víctima de una psicópata/narcisista (que además es la madre de mi pareja) en el trabajo, Mi jefe tenía en gran aprecio mi labor en la empresa porque desde mi incorporación aumentaron sus ingresos y disminuyeron casi al completo todos los fallos de organización. Esto me reportó un aumento de sueldo entre otras consideraciones que esta mujer no supo digerir y comenzó con una campaña de desprestigio a nivel personal contra mi. Ya que no podía poner en duda mi rendimiento inventó historias personales que acabaron con mi despido. Además de esto llevo años soportando todo tipo de abusos e intromisiones en mi relación con su hijo. Me ha sometido a un aislamiento con respecto al resto de la familia y amistades. Se escuda en que es una pobre viuda mártir y sacrificada. Es una mujer diabólica que ha hecho y sigue haciendo muchísimo daño a su hijo y a su familia. Sé que no hay límites para su maldad porque he temido por mi integridad física en muchas ocasiones. Sé que siente un odio y envidia patológica hacia mi y poco tiene que ver que esté con su hijo. Creo que lo que más rabia le da es que le haya quitado a su "víctima preferida", Por desgracia ya tengo experiencia con un psicópata (ex-marido y padre de mi hijo) y supe reconocerla, aunque no he podido librarme por completo de su influencia. Mantengo contacto cero con ella, al igual que con mi ex y prevengo a mi hijo de sus ataques de ira. Pero no he conseguido ayudar a mi pareja al respecto. La negación es uno de los síntomas más acusados en los hijos de padres/madres psicópatas. Mientras él no busque ayuda dudo que consiga encontrar la paz que tanto deseo. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. El narcisismo es el rasgo primordial del histérico

    Cada vez es más frecuente que los hombres tomen la iniciativa en relaciones y luego desaparezcan o esquiven a la persona que parecía ser el objeto de sus deseos. Esto deja desconcertadas a muchas mujeres que se ven obligadas a tomar nuevos roles en las relaciones interpersonales. Los hombres histéricos avanzan, valiéndose de una gran capacidad de seducción que “ciega” a muchas mujeres. Ellas son deslumbradas, pero sus esperanzas se desvanecen, porque el deseo de ellos se queda solamente en eso: impactar a la vista sin concretar nada. El desafío por delante para las mujeres parece ser comenzar a relacionar con este nuevo tipo de hombres, conociendo cuáles pueden ser los riesgos, o sencillamente evitando el deslumbramiento. Estos cambios también se reflejan en las relaciones: la mujer, al cambiar, produjo una modificación en el varón, ya que ahora ella avanza en la conquista y él la histeriquea. Este tipo de hombre que desafía a las mujeres con sus actitudes tiene una exacerbada expresión social. Muestra todo un despliegue teatral; deseando ser el centro de la atención y de las miradas de los demás. Además, se muestran obsesionados por seducir. la seducción no sólo está dirigida a las mujeres, sino también hacia otros varones. La frivolidad en las relaciones, la elocuencia y la insinuación son también rasgos característicos. Desde la perspectiva psicológica la estructura de las personas histéricas tiene como centro la seducción y la castración. Lo que moviliza a la histeria no es el acto mismo, es el proceso del acto. No es la consumación de un acto sexual, sino la incitación a él, es generar el proceso de seducción y tener la posibilidad de concretarlo. El origen de esta personalidad, obedece a “una compleja trama inconsciente” cuyo origen se relaciona a vivencias infantiles de carácter sexual. La histeria masculina presenta un fuerte sentimiento de angustia”, y estos hombres en las relaciones interpersonales se muestran desconsiderados, hipócritas, manipuladores, dependientes, y con dificultades y disfunciones sexuales.

    ResponderEliminar
  9. No sé si es normal pero en mi caso tengo la sensación de haber perdido la identidad. No me siento yo de verdad. Es como hacer un reset desde el descarte. Todavía no me he encontrado a mi misma. Andé perdida durante meses con la disonancia cognitiva, la culpa sin sentido y esperando alguna señal que me demostraba que no podía ser lo que estaba sucediendo. Hace casi 1 año, he avanzado mucho pero sigo sin sentir las emociones como antes. Son emociones sordas y no quiero empeñarme en sentir de nuevo. Quiero que surjan como antes de forma espontánea. Deseo volver a sentir a flor de piel y no puedo.

    ResponderEliminar
  10. Estoy viviendo con mi ex que es un psicopata y narcicista me estuve analizando durante un año, y la campaña de desprestigio contra mi fue que estaba loca, porque descubri su homosexualidad (tuvo agresiones fisicas e intento encerrarme en un psiquiatrico pero no pudo), y como de balde ascendio en su trabajo. me descarto, ahora, estamos separados bajo un mismo techo, no tenemos contacto pero me cuesta seguir, porque se que cuando quiera separarme o echarlo de mi casa, el volvera a las andadas y a desprestigiarme, no se si podre tener apoyo familiar, ya que la primera vez casi se desinteresaron de mi, y ahora temo lo mismo, pero no me importa, voy por todo
    No me importa pagar un alto precio por sacarmelo de encima, porque arruino mi vida, Solo reclamo una cosa. VICTORIA Y JUSTICIA

    ResponderEliminar