jueves, 26 de febrero de 2015

Entrevista a Robert Hare. Psicópatas a gran escala.

Los psicópatas no son solo los fríos asesinos de las películas. Están en todas partes, viven entre nosotros y tienen formas mucho más sutiles de hacer daño que las meramente físicas. Los peores, dice, llevan ropa de marca y ocupan suntuosos despachos, en la política y las finanzas. La sociedad no les ve, o no quiere verles, y consiente

-¿Es la falta de empatía el elemento clave de la psicopatía?
-Sí. La empatía es una característica humana y se puede representar en una curva. La mayoría estamos en el centro. Y ambos extremos son malos. Tampoco es buena demasiada empatía. La naturaleza nos ha dado la capacidad de conectar. Pero los psicópatas no tienen esa capacidad.

-¿Es cierto que son más inteligentes que el resto?
-Si hablan de medicina, parece que saben más que un médico, aunque el interlocutor sepa que no saben nada. Si van detrás de un político y le hacen una foto, ya dicen que son amigos. Parecen inteligentes, pero en realidad no son especialmente brillantes. Algunos sí, claro. Y cuando son inteligentes son más peligrosos.

-¿Están mezclados con nosotros, en el mundo real?
-Por supuesto. Y la mayoría de los psicópatas no son asesinos. Están en la política o en los negocios. Y si tratan de destruirte (en forma simbólica o real) es porque te has puesto en su camino o porque sencillamente no les has caído bien. Están en todas partes. Son personas que saben controlar a los demás pero parecen muy buenos. Tienen carisma y son líderes. Carisma sin conciencia.

-¿Qué proporción de psicópatas hay entre la población?
-Cerca del 1% es psicópata estricto y un 3% puede considerárselo sociópata, según una estimación que hice hace diez años. Pero nuevos estudios demuestran que depende mucho de cómo se mida y de los criterios que se usen.

-Usted creó los test de psicopatía más utilizados...
-Sí. En dos versiones. La primera (PCLR) consta de veinte criterios y la segunda (PCL) mide doce. Es esta segunda herramienta, más sencilla, la que se más se utiliza. Los resultados se colocan en un diagrama con dos ejes. Uno de puntuación, entre 0 y 24, y otro de población. La mayoría de las personas tienen puntuaciones muy bajas, pero a partir de 18 puntos son psicópatas estrictos. Y, efectivamente, existe cerca de un 1% de la población con más de 18 puntos.

-¿Se puede ser amigo de un psicópata?
-No mucho. Hay personas a quienes les encantan los psicópatas, sin saberlo. Porque son divertidos. Te van a engañar y a chupar la esencia, pero resultan atractivos, aún a costa de ese precio tan alto. Al final, cuando ya no les sirves, te dejan. Los psicópatas son esponjas emocionales y absorben todo lo que tengamos. Pero si exprimes una esponja, suelta todo lo que cogió. Ellos no. Si los aprietas, sólo saldrá polvo.

-¿Cómo influye ese porcentaje de psicópatas en el resto de la sociedad?
-Puede tener impacto sobre millones de personas. Fíjese, por ejemplo, en los grandes escándalos financieros, con pérdidas para miles de personas. Detrás hay una mente psicópata. En los grandes negocios la psicopatía no es una excepción. ¿Qué tipo de persona cree usted que es capaz de robar a miles de inversores, de arruinarles aunque después se suiciden? Dirán que lo sienten, pero nunca devolverán el dinero. Es incluso peor que lo que hacen muchos asesinos.

-¿Y los políticos?
-La política y el póker son dos ocupaciones cuyas reglas obligan a mentir y engañar. Si los políticos fueran sinceros no serían elegidos. Muchos son mentirosos a secas. No tienen forzosamente que ser psicópatas. Pero la política es un medio fantástico para que se desarrollen, el mejor ambiente, el ideal. Igual que los negocios, que cambian con mucha rapidez. Ahí los psicópatas se desenvuelven como pez en el agua.

-¿Quiere decir que en círculos políticos y financieros hay más psicópatas que entre la población normal?
-Por supuesto que sí. Docenas de políticos de alto nivel deberían claramente estar en la cárcel. Son psicópatas, pero no puedo decir nombres. Tengo impresiones, y muchas. Pero debería aplicarles mi test. Me gustaría estudiar a algunos más a fondo. Y eso complicaría mucho la vida de los políticos honrados.

-¿Cómo puede la sociedad defenderse?
-Es prácticamente imposible para la sociedad defenderse de eso. Porque son ellos los que, además, hacen las reglas, dictan los principios y gastan millones para explicar al mundo que lo que hacen es fantástico. No sé lo que podríamos hacer. Para esto las elecciones no sirven. La gran mayoría de las personas no funcionarían bien en estos puestos. Lo dejarían, no servirían. No quiero decir que todo el mundo en esas posiciones sea psicópata, pero sí digo que el porcentaje entre ellos es muy superior al 1% general. Y que con diez ejecutivos, o políticos psicópatas entre mil, ya sería suficiente. Un pequeño ejército de soldados puede ocupar un país entero.

-¿Qué hacer entonces?
-Lo mejor y lo único que se puede hacer es intentar comprender. Y la sociedad no lo entiende porque la psicopatía es diferente. No hay patrones, como pasa, por ejemplo, con la esquizofrenia. Pasan años antes de identificar a un psicópata.

-¿Se puede curar?

-No. No tenemos procedimiento alguno para curar porque no hay nada que curar. Es un comportamiento con anomalías neurológicas. Pero no hay pacientes que pidan ayuda, que sufran. El problema lo tienen los demás. Ellos están perfectos, y se sienten perfectos. Nunca podrán sentir empatía, ponerse en el lugar de otra persona, tener sentimientos hacia alguien. Ni siquiera por los seres más próximos, padres, hermanos, pareja, hijos... Los psicópatas no tienen emociones, y no es posible enseñárselas.

13 comentarios:

  1. En resumen: como están en nuestra sociedad, según en qué niveles incluso bien vistos, aceptados (política, altos cargos,etc...) y hay que vivir por desgracia entre ellos pues...a esquivarlos...No se pueden curar, no van a buscar ayuda, son conscientes cuando dañan ¿qué más queremos?. CUÁNTO MÁS LEJOS MEJOR, es la mejor arma

    ResponderEliminar
  2. Es mejor no toparse con estas personas, seria como querer ser amigo de la muertem

    ResponderEliminar
  3. Lo ideal es obviarlos...ignorarlos. Es lo que llevan peor :) no ser el centro del universo.

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí. No hay nada que detesten más que la indiferencia.

    ResponderEliminar
  5. Lo que me da rabia, es que tu los ignores, ok, y que a la media hora ya tenga otra presa...y asi indefinidamente. No les da ni tiempo a sentirse ni medio ignorados. Yo les desearía una vida muy larga repleta de desplantes.

    ResponderEliminar
  6. Tendrán una vida de infelicidad interior siempre mucho más difícil de llevar que 1000 desplantes ;).Te lo aseguro.
    Tienen "suerte" sí pero es un juego en el que ellos dictan las reglas y tú no tienes ni idea.Nadie tiene ni idea menos ellos por eso siempre tienen un "suministro" a punto.Muy triste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El narcisismo es el rasgo primordial del histérico

      Cada vez es más frecuente que los hombres tomen la iniciativa en relaciones y luego desaparezcan o esquiven a la persona que parecía ser el objeto de sus deseos. Esto deja desconcertadas a muchas mujeres que se ven obligadas a tomar nuevos roles en las relaciones interpersonales. Los hombres histéricos avanzan, valiéndose de una gran capacidad de seducción que “ciega” a muchas mujeres. Ellas son deslumbradas, pero sus esperanzas se desvanecen, porque el deseo de ellos se queda solamente en eso: impactar a la vista sin concretar nada. El desafío por delante para las mujeres parece ser comenzar a relacionar con este nuevo tipo de hombres, conociendo cuáles pueden ser los riesgos, o sencillamente evitando el deslumbramiento. Estos cambios también se reflejan en las relaciones: la mujer, al cambiar, produjo una modificación en el varón, ya que ahora ella avanza en la conquista y él la histeriquea. Este tipo de hombre que desafía a las mujeres con sus actitudes tiene una exacerbada expresión social. Muestra todo un despliegue teatral; deseando ser el centro de la atención y de las miradas de los demás. Además, se muestran obsesionados por seducir. la seducción no sólo está dirigida a las mujeres, sino también hacia otros varones. La frivolidad en las relaciones, la elocuencia y la insinuación son también rasgos característicos. Desde la perspectiva psicológica la estructura de las personas histéricas tiene como centro la seducción y la castración. Lo que moviliza a la histeria no es el acto mismo, es el proceso del acto. No es la consumación de un acto sexual, sino la incitación a él, es generar el proceso de seducción y tener la posibilidad de concretarlo. El origen de esta personalidad, obedece a “una compleja trama inconsciente” cuyo origen se relaciona a vivencias infantiles de carácter sexual. La histeria masculina presenta un fuerte sentimiento de angustia”, y estos hombres en las relaciones interpersonales se muestran desconsiderados, hipócritas, manipuladores, dependientes, y con dificultades y disfunciones sexuales.

      Eliminar
    2. Perdona, pero a esos hombres lo que les pasa es que son gays y no quieren salir del armario, por eso huyen, no quieren sexo con mujeres.

      Eliminar
  7. LOS HOMBRES AMBIVALENTES

    Esta entrada de hoy va especialmente dirigida a las mujeres, pero si eres un hombre y te identificas con estas definiciones... piensa bien si realmente necesitas ayuda respecto a éste tema.Algunas personas no son capaces de decir qué les ha llevado a enamorarse y elegir como pareja a una persona en particular. Simplemente sienten una atracción especial hacia esa persona y no pueden explicar claramente por qué. Pero aún resulta más difícil de explicar el hecho de que la persona a la que ame se muestre de modo ambivalente, debido a que la relación se vuelve claramente conflictiva y dolorosa.

    El hombre ambivalente es capaz de estar un mes o más tiempo en campaña para que salgan con él. Llama casi todos los días para lograr su objetivo y puede llegar a ser el hombre más encantador del mundo, mientras nos mira con ojos de enamorado, hasta que de repente un día desaparece de tu vida a veces días y otros durante semanas sin saber exactamente cuál es la causa que ha podido provocarlo.

    El hombre ambivalente puede ser encantador, refinado e inteligente, pero a la vez suele ser emocionalmente inmaduro.Busca una satisfacción sexual, económica o emocional, y la quiere de un modo del que ni él mismo es consciente, lo cual provoca el carácter particularmente ilógico que lo define. Si no obtiene esa satisfacción, se distancia emocionalmente y sigue buscando. Se trata de un tipo de hombre que puede describirse como infantil. No ha madurado ni psicológica ni sexualmente hasta el punto de ver a la mujer con la que está como una extensión de sí mismo. Un hombre de estas características se muestra totalmente ensimismado en sus propias necesidades, y es absolutamente incapaz de considerar siquiera las de cualquier mujer.

    Le entra el pánico cuando se ve demasiado implicado en una relación, se siente engullido por una mujer por la que se siente atraído, y para aliviar esa ansiedad, se distancia o desaparece.

    Es un hombre temeroso de experimentar necesidad por alguien. Si empieza a enamorarse y sentirse dependiente, escapa.Hará todo cuanto sea necesario para no tener que soportar el terror y la vergüenza de su propia vulnerabilidad. Puede que tenga miedo a una relación seria debido a un trauma infantil, o puede que vea a las mujeres como seres totalmente buenos o malos, y que si nota algo distinto a lo esperado, corte con ellas definitivamente. Lo más probable es que nunca se llegue a saber qué es lo que le molestó. Es un hombre que se mueve en un campo emocional muy limitado, por lo cual es incapaz de alcanzar cierto grado decompromiso. Es incapaz, también, de sentir compasión y simpatía, lo único que le importa es que se las den a él. El comportamiento de un hombre así será extremadamente variable, lo mismo que sus intenciones.

    Actúa apasionadamente y, sin embargo, no encuentra tiempo para salir con una pareja. Le dice que le gusta, pero le miente y manipula. Y, además, se niega a aceptar que su comportamiento sea ambivalente. Un hombre así puede hacer que una mujer sienta la necesidad de llamarle, ya que después de dispensarle todo tipo de atenciones, sus maniobras de distanciamiento la hacen sentirse abandonada y rechazada; temerosa de haber hecho algo mal y agobiada por la posibilidad de perderle y esa mujer… correrá tras él.

    Hay que ser realistas, y aceptar que él no cambiará, ni por arte de magia ni por nosotras. Lo único que se puede hacer es recomendarle que visite a un profesional que lo ayude con sus problemas de seguridad y confusión emocional. Y lo más importante: si te sientes identificada y tienes a tu lado un hombre de éstas características, deja esa relación si no está dispuesto a aceptar y cambiar su manera de ser o te hará mucho daño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos hombres son gays. Si salieran del armario todo eso se les pasaría y estarían bien.

      Eliminar
  8. "El problema lo tienen los demás. Ellos están perfectos, y se sienten perfectos" -> rasgo indiscutible de estos perfiles. Típico también de los narcisistas, nunca son los responsables de nada malo, la culpa es siempre de su complementario, tergiversan los hechos y se creen sus mentiras.Penoso. Gracias a Dios que se apartó de mi vida.

    ResponderEliminar
  9. Me pregunto , todos tenemos conciencia, ellos no ? No se , si me explico , ellos son consciente de su maldad y creo o quiero creer que la conciencia es el que juzga nuestros actos de ahí los dichos : no te comas el coco o haya tu con tu conciencia y, tengo la conciencia limpia . Si no tienen cargo de conciencia , qué triste ya que nunca tendrán castigo. Kungaleta , la mejor solución lo dieron los esquimales Yupik.
    He conocido alguien así y es aterrador contemplar su indiferencia ,insensible totalmente ,inexpresivo y anti natural , y leer todo esto me ha ayudado muchísimo superar lo . Muy agradecida por toda esta información tan bien explicada y tan ampliamente expuesta .

    ResponderEliminar