martes, 22 de julio de 2014

Algunos conceptos del libro de Claudia Moscovici “Relaciones peligrosas”


Los psicópatas son perdedores que se ven a sí mismos como líderes. A menos que haya una ventaja específica para él, nunca un psicópata admite estar equivocado. Hace el mal a los demás (engaña, miente y manipula) afectando emocional y físicamente y aun así se las arregla para proyectar la culpa en las víctimas y en quienes los rodean. De hecho, el psicópata verá sus actos cobardes como superiores, en un plano de elite con respecto al resto de la humanidad. En lugar de verse a sí mismo como la persona patológica que es - esencialmente, un perdedor que se pasa la vida parasitando usando y aprovechándose de los demás -  al psicópata le gusta describirse a sí mismo como un rebelde : un disidente solitario , un héroe iluminado que va "por delante del resto ", que rechaza las nociones anticuadas y comunes  del bien y del mal, la verdad, la falsedad y la ética. Los seres humanos  que se preocupan por los demás son considerados por el psicópata como "moralistas" y "de mente estrecha". Al igual que el superhombre nietzscheano , el psicópata se considera más allá de las normas del bien y del mal; excepto, por supuesto, cuando se trata de si mismo ya que a ningún psicópata le gustaría que otros lo utilicen, lo manipulen y lo lastimen. El narcisismo subyacente que conduce al psicópata a centrarse sólo en sus deseos, placeres y necesidades también lo ciega a sus defectos y lo protege de la auto-culpa. 

Su sordidez, su violencia psicológica, su promiscuidad,  su triangulación perversa y su devaluación  los considera "hedonismo", "inocencia infantil" y "libertad ". Sus mentiras son para ellos "interpretaciones creativas de la realidad " o “modos de persuasión ". La manipulación, la calumnia y las puñaladas por la espalda  en su mente desquiciada pasan como "astucia"  y “supervivencia”. Las sonrisas idiotas del psicópata que a menudo acompañan a sus acciones maliciosas (ver el concepto de Duper’s delight en la entrada “Mentirosos compulsivos” en este blog) revela una y otra vez,  que su comportamiento y las intenciones están tan lejos de ser "infantiles" o "diversión inocente". "La libertad" es también un concepto sin sentido para estos seres, dado que su principal objetivo es pisotear la libertad y los derechos de los demás. Tiene la intención de controlar y dañar a otros: control  para  hacerles daño por puro placer. (De ahí la imagen del Conde de  Valmont que acompaña esta entrada, la novela y la película, "Relaciones peligrosas" y que también forma parte del título del libro de Claudia Moscovici sobre el tema de la psicopatía).

Jamás admitirán su culpa, o asumirán la responsabilidad por sus acciones dañinas. Después de todo, para hacer esto necesitan un cierto grado de empatía que el psicópata no sólo no tiene sino que  desprecia. Para un psicópata, preocuparse por los demás, ponerse en el lugar de otros, es sólo para los seguidores, para el rebaño.  En su mente, él es un líder nato: aun cuando nadie lo siga, o incluso si sólo convence a unos pocos individuos a ayudar con sus malas acciones. Desde la perspectiva egocéntrica del psicópata, la humanidad sólo existe para servir a sus necesidades inmediatas. El psicópata crea la ilusión de un "vínculo especial" para aquellos a los que considere más útiles en un momento dado: es decir, aquellos que puedan darle sexo a destajo, mejorar su reputación o le ofrezcan  dinero y reconocimiento social. Para estos individuos que él elige les demanda el aislamiento de las relaciones significativas y les cultiva una mentalidad de "nosotros" contra "ellos". Todo aquel  que los identifica y ve a través de la máscara de la cordura o expone sus sofismas y mentiras se convierte en un "enemigo" en sus ojos, y por lo tanto un objetivo de su odio y desprecio. 

La acumulación frenética de parejas sexuales, sus bienes y el desove de los niños tanto "legítimos" como fuera de un vínculo estable, un tipo de consumo depredador y la utilización de los seres humanos  son sus metas en la vida . Debido a este narcisismo absoluto y fundamental, un psicópata no puede cambiar y sobre todo no quiere cambiar. Él vive en un mundo de fantasía - que es la única realidad para él. Él no se adapta a la realidad sino que quiere adaptarla a lo que él considera real. Para lograr esto necesita lavar el cerebro  de quienes lo rodean. En su forma de ver el mundo, la verdad y la falsedad sólo ocupan un sentido instrumental  y la moral es sólo una ficción obsoleta para la mente estrecha y débil. ¿Por qué? Hay que recordar que en el núcleo de la psicopatía es el narcisismo. Como Robert Lindner afirma en su estudio pionero de la psicopatía, Rebelde sin causa (Nueva York: Grune y Straton, 1944): "El psicópata se cree un rebelde, un renegado de los códigos y normas vigentes, un rebelde sin causa, un agitador sin un eslogan, un revolucionario sin un programa, es decir, su rebeldía pretende alcanzar los objetivos satisfactorios para sí mismo, es incapaz de esforzarse por el bien de los demás. Todos sus actos, representan las inversiones destinadas a satisfacer sus deseos y deseos inmediatos." Pero incluso esto no capta la extravagancia de la mentalidad psicopática. Los psicópatas viven en un mundo de doble pensamiento orwelliano. Ellos creen  en un delirante doble discurso , por ejemplo, a un seductor psicópata, "Te amo" significa "Puedes sacarme el aburrimiento en este momento. "" Tú me amas "se traduce como" voy a doblegar  tu voluntad.", " Confía en mí "significa" ¡Qué tonto! "" Eres la mujer de mi vida ", se traduce en "no eres más que una presa en una larga secuencia indefinida y simultánea de mujeres" . "Relación de fidelidad mutua" quiere decir "tienes que serme fiel mientras que yo te engañaré con cuanta persona se me cruce en el camino"." Honestidad "significa" Mi verdad ". “Te extraño "significa" Echo de menos la función que desempeñaste en mi vida porque estoy un poco aburrido en estos momentos. " Cada llamada "verdad" absoluta para el psicópata es momentánea y depende de su satisfacción inmediata. Sus sentimientos son superficiales y no se basan en la  empatía, el amor o el compromiso.

Estos son solo algunos de los conceptos en el libro de Claudia Moscovici “Relaciones peligrosas”. Si quieres leer más aquí tienes un enlace para comprarlo. También incluimos el libro de Robert Hare “Sin conciencia” (en versión en español y en inglés) y el de Martha Stout “The socipath next door”. Educarse y educar sobre este tema es la única forma de abandonar estas relaciones destructivas y evitar caer en ellas nuevamente.







3 comentarios:

  1. Me quedo con ésto:
    “Te extraño "significa" Echo de menos la función que desempeñaste en mi vida porque estoy un poco aburrido en estos momentos.Después de leer en éste blog, comentarios, respuestas, artículos...me queda claro que el resumen es que somos objetos en sus manos: da igual psicopatas, sociópatas, narcisistas mentirosos compulsivos...fuí un objeto, una cosa y eso...duele hasta escribirlo...pero uno sale de éste vacío. Se sale :)

    ResponderEliminar
  2. Lo único que me atormenta es que a pesar q no cambian y que se creen su realidad imaginada y no sientan culpa, me hubiera gustado saber que en el fondo, aunque sea muuuy en el fondo se sepan ruines y mediocres. Sólo con esa carga de saber-se unos desalmados, me bastaría para decir: en fin, me hizo todo el daño posible, pero en el fondo sabe que es una basura y jamás sera plenamente feliz.
    Son felices? Espero que no.

    ResponderEliminar
  3. No lo son, de eso puedes estar segura/o. :)aparentan serlo y buscan cualquier vía para que la gente se lo crea pero no lo son. Las ansiedades, el insomnio y el estrés en muchos casos que padecen no son casualidad. Yo lo he vivido y sé que sus ex-parejas también con lo cual muy bien tampoco debe estar para ser tan immensamente feliz.Además piensa en tu felicidad, la de esta gente no nos importa.

    ResponderEliminar